8 de septiembre de 2007: Fallecimiento del Dr. Iván Darío Maldonado Bello

Dr Iván Darío Maldonado durante el acto del bautizo del libro Tierra Nuestra, 1970. Foto del Dr Iván Darío Maldonado con Rómulo Betancourt.

Tras una intensa y fructífera trayectoria vital de 94 años, el 8 de septiembre de 2007 falleció en Estados Unidos el Dr. Iván Darío Maldonado Bello, quien a lo largo de su dilatada existencia se destacó por su exitoso desempeño como empresario en las áreas de la ganadería, la agroindustria, la banca y los seguros, al frente de importantes empresas como C.A INVEGA, INLACA, WALCO, Banco de Carabobo, Seguros La Previsora y VENAFRICA, siendo también socio de Nelson Rockefeller.

“…Iván Darío Maldonado, un hombre lleno de historias para la Historia, fue uno de los pioneros de la Aviación Civil en Venezuela, fundó la primera industria de leche pasteurizada del país y la primera empresa de corretaje de seguros, además de crear el primer Banco de Desarrollo Regional.

“Este personaje inolvidable, maestro, empresario exitoso, destacado hombre público y líder visionario, ha de ser guía para los venezolanos de hoy, por el gran legado que nos deja con su vida ejemplar. Con su aliento e inspiración formó una familia de hombres y mujeres de bien y de trabajo, los que tuvimos la fortuna de cruzarnos en su camino y gozar de su amistad, podemos afirmar como el poeta: el que lo conoció ya nunca más pudo olvidarlo.

[AHFM Nº 128: GÁMEZ ARÉVALO, Oscar, “Iván Darío Maldonado: un revolucionario del siglo XXI”, Miami, 8 de septiembre de 2007]

El Dr. Iván Darío Maldonado cultivó además una especial vocación por la conservación de la naturaleza, campo donde propició valiosas iniciativas, con la implantación de una práctica conservacionista en el Hato El Frío, que extendió luego a sus otros hatos, y que tuvo una gran influencia en Venezuela, al tiempo que propició la creación de la muy importante Estación Biológica del hato El Frío. Una gestión en pro del medio ambiente que luego se extendería a todas sus empresas y que hoy en día sus descendientes continúan en Makongo Hills en Sudáfrica.