Ivan Darío Maldonado Bello

CARACAS 28-1-1913 / EE.UU. 8-9-2007

 

A lo largo de su dilatada existencia Iván Darío Maldonado se destacó en el desempeño de diversas actividades, privando entre ellas las relacionadas con la producción pecuaria y la agroindustria, a la par con una importante figuración en otras áreas empresariales como las de la banca y los seguros, además de una especial dedicación al tema de la conservación de la naturaleza.

Nació en Caracas el 28 de enero de 1913 y falleció en Estados Unidos el 8 de septiembre de 2007, a los 94 años de edad:

“…Iginio Sandoval, primera autoridad Civil de la Parroquia Santa Teresa, hago constar: que hoy cuatro de agosto de mil novecientos trece me ha sido presentado por su padre el Dr. Samuel Darío Maldonado, un niño que nació el día veinte y ocho de enero del corriente año, en esta Parroquia, que lleva por nombre Iván Darío, hijo legítimo del presentante Dr. Maldonado, casado, de treinta y seis años, médico-cirujano, con instrucción, natural de Ureña (Estado Táchira) y Lola Bello Torres, casada, de veinte y ocho años, dedicada a las ocupaciones del hogar, con instrucción, natural de Valencia (Estado Carabobo) y ambos vecinos de esta ciudad…” 1

Por sus realizaciones y aportes, en un texto de reconocimiento al momento de su muerte, Oscar Gámez Arévalo calificó a Iván Darío Maldonado como un “líder visionario”: “Como hombre público, se desempeñó como Director del Ministerio de Agricultura y Cría en el gobierno de Isaías Medina Angarita y más tarde, en las postrimerías del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, como Gobernador del Estado Carabobo. Iván Darío Maldonado, un hombre lleno de historias para la Historia, fue uno de los pioneros de la Aviación Civil en Venezuela, fundó la primera industria de leche pasteurizada del país y la primera empresa de corretaje de seguros, además de crear el primer Banco de Desarrollo Regional. “Este personaje inolvidable, maestro, empresario exitoso, destacado hombre público y líder visionario, ha de ser guía para los venezolanos de hoy, por el gran legado que nos deja con su vida ejemplar. Con su aliento e inspiración formó una familia de hombres y mujeres de bien y de trabajo, los que tuvimos la fortuna de cruzarnos en su camino y gozar de su amistad, podemos afirmar como el poeta: el que lo conoció ya nunca más pudo olvidarlo.” 2

 

GENERACIÓN DEL 28

Iván Darío Maldonado vio interrumpidos sus estudios de bachillerato por su participación en los sucesos políticos de 1928, cuando tan sólo tenía 15 años de edad. En el año de 1928 se produjo en Caracas un movimiento de protesta contra el régimen gomecista, que se inició con la celebración de la Semana del Estudiante entre el 6 y el 12 de febrero de ese año, una serie de actos que incluyeron un desfile hacia el Panteón Nacional, la coronación de la Biografía Iván Darío Maldonado Bello. Archivo Histórico GEM. Por Juan Moreno y Natalia Díaz. Enero 2018. reina de los estudiantes y un recital; actividades estas que fueron aprovechadas para expresar rechazos al gobierno, y en las que jugaron un papel protagónico los dirigentes estudiantiles Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Joaquín Gabaldón y el luchador antigomecista Pío Tamayo, quienes fueron hechos presos. En solidaridad con sus compañeros detenidos, más de doscientos estudiantes se entregaron voluntariamente y fueron trasladados al castillo de Puerto Cabello, donde permanecieron recluidos doce días. En abril de ese mismo año se gesta una intentona de golpe militar en el que estaban involucrados algunos estudiantes, la cual fracasa. En el mes de octubre de ese mismo año un grupo de estudiantes dirige una carta al Gral. Gómez solicitando la libertad de los compañeros presos por el alzamiento frustrado del mes de abril, la respuesta del gobierno fue apresar a todos los firmantes de la misiva y su posterior traslado a la Colonia de Araira, en el actual estado Miranda, a realizar trabajo forzado en la construcción de la carretera; y de allí fueron trasladados posteriormente al castillo de Puerto Cabello. 

“Los estudiantes fueron enviados a lo que se llamó la Colonia de Araira cerca de Guatire, conducidos desde Caracas hasta Araira a pies, para trabajar en la carretera jalando pico y pala.” 3

En lo investigado hasta el momento no hemos encontrado evidencia de que Iván Darío Maldonado, que entonces tenía 15 años, hubiera sido detenido durante los eventos de febrero o de abril, de lo que si se tiene referencia es de que fue uno de los trasladados primero a la Colonia de Araira y luego al castillo de Puerto Cabello.

En su libro testimonial Historias del 28, Manuel Acosta Silva, quien entonces era estudiante universitario y participó en este movimiento, señala que a comienzos de octubre de 1928 un total de 172 estudiantes fueron enviados a la Colonia de Araira en tres grupos y que en el último de estos grupos se encontraba Iván Darío Maldonado:

“PRIMER GRUPO llamado de los 58:

“Amílcar Plaza, Raúl Acosta Silva, Inocente Palacios, Francisco José Delgado, Francisco Briceño P., Juan B. Fuenmayor, Alejandro Oropeza, Italo p.16//p.17 Tepedino, Rafael Medina Febres, Pedro Mendiri, Guillermo López G., Héctor Garrido, Eduardo Celis Saune, Antonio Castillo, Raúl Daza, Luis Felipe Vegas, Antonio Casas Briceño, Ernesto Herrera Umeres, Luis Castro, Luis Palis, Luis A. Benedetti, Esteban Agudo F., José M. Tamayo, Pedro N. Pereira, Luis F. López, Isaac Pardo, Felipe Massiani, Arístides Gómez R., Fernando Key, Adolfo Herrera Pinto, Pedro Juliac, Pedro Salazar Gamboa, Germán Stelling, Luis Alvarez Marcano, Angel Petit, Guillermo Machado, Luis Villalba, Simón Gómez Malaret, Rafael Sánchez, Gabriel Viloria, Mario Montesinos, Guillermo Perera, Rodolfo Quintero, Angel Delgado, Pablo Rojas Guardia, Alfonso Briceño, José M. Gómez, Guillermo Meneses, José A. Marturet, Nelson Himiob, Rómulo Lander, Alfredo Arreaza, E. García Maldonado, Félix Soublette, Arnaldo Morales Lara, Rafael Oliveira, Claudio Carrasquero, Oswaldo Rodríguez.

“SEGUNDO GRUPO llamado de los 82:

“Jesús Lavié, José López O., Eduardo Mier y Terán, Miguel Acosta Saignes, Domingo Calatrava, Augusto Márquez C., Germán Suárez F., Miguel Pardo, Pedro A. Yánez, Bernardo Guzmán B., Angel V. Ochoa, Luis A. Sarría, Carlos Arévalo, Aníbal Díaz, Rafael Chirinos Lares, Antonio Anzola Carrillo, Juan Reina, Alberto Basalo, Salvador Hernández B., José A. Vásquez, Pedro Curiel R., Enrique Fierro Herrera, César Herrera Pinto, Gustavo Espín, Eleuterio Casado, Edgard Rodríguez, Gui- p.17//p.18 llermo Negrette, Alfredo Herrera, Alberto Olivares, Atilio Alvarado, Luis E. Useche, Braulio Boy, Mario Plaza, José A. Cárdenas, Angel J. Márquez, Oscar Suárez Flamerich, Andrés Olavarría, Vicente Rodríguez, Víctor J. Lara, Andrés Mirabal P., Leopoldo Garrido, Ricardo Razetti, Clemente Parpacen, Rafael Vegas L., Juan Kochn, José L. Martínez, Raúl Osorio, Alberto Stolk, Angel Ugueto, José A. Rodríguez, Armando Salas, Marcos A. casanova, Juan Olivier, Edmundo Fernández, Rafael González, Alvaro Rivas Lázaro, Efraín Franco, Luis Alfredo Silva, Eduardo Plaza, Rafael Domínguez Sisco, Humberto Lemoine, Jesús E. Fuentes, Jorge Pardo, César González Gómez, Juan G. Yanes, Ramón Rojas Guardia, Lorenzo Rangel, Rafael A. Camejo, Carlos Alfonso Istúriz, Rafael Cuenca Navas, Ramón Abad, Ramón Gómez, Antonio Sánchez pacheco, Ildemaro Lovera, Crisanto Rodríguez, Eloy Escobar, Carlos Ibarra, Carlos Figueredo, Luis G. Negrette, Florencio Robles, Lorenzo González M., Pausolino López C.

“TERCER GRUPO llamado de los 32:

“Manuel Acosta Silva, Carlos Eduardo Frías, Víctor García Maldonado, Felipe González, Luis Correa, Federico Núñez, Víctor Brito, Felipe E. López, Iván Darío Maldonado, Francisco Valery, José B. Alvarez, Jean Noel, Rafael Cardier, Oscar Rickel, Arístides Valdivieso, Federico Hellmund, Silvio Colimodio, Santana Anzola, Rafael Zamora Pérez, Alfredo Zamora Pérez, Luis A. Semprún, Gerardo Sansón, Raúl Cabrera, Rubén Rojas, Héctor Hora- p.18//p.19 cio, Cristóbal Marrero, Pablo Serrano, Luis E. Olarte, Elbano Mibelli, Luis E. Gómez R., Pedro Talavera, Luis B. Gamboa. 4

El mismo Acosta Silva relata un episodio en el que se vio envuelto el joven Iván Darío Maldonado mientras estaban preso en Araira:

“…Otro día de trabajo, el joven Iván Darío Maldonado, quien formaba parte del grupo de estudiantes de bachillerato sumados a los universitarios en sus protestas, rebelión y prisiones. El joven Iván se mantuvo todo el tiempo simulando que trabajaba, y en realidad sin hacerlo. Al regreso del cerro, lo que se hacía alrededor de las 12m., cuando íbamos a emprender el retorno, uno de los chácharos, creo que al que le decíamos ‘cara e cochino’, se acercó al estudiante y le dijo: ‘no as trabajao’, tienes que bajar cargado de picos y palas. Diciendo y colocando seis picos y seis palas sobre los hombros de Iván. Con aquella carga inaudita apenas trató de bajar la enorme pendiente del cerro, el estudiante salió rodando cuesta abajo. La caída, los picos y las palas le hicieron traumatismos que fue necesario curar en la enfermería.” 5

En Araira permanecería Iván Darío Maldonado hasta marzo de 1929, cuando buena parte de los estudiantes que estaban allí prisioneros fueron trasladados al Castillo de Puerto Cabello, donde estuvieron sometidos a duras condiciones de reclusión hasta noviembre de ese mismo año de 1929:

“De los 172 estudiantes que realizaban trabajos forzados en Araira, 16 que formaban el Consejo Supremo Estudiantil fueron trasladados en octubre de 1928 a la carretera de Palenque. Un estudiante, Braulio Booy fue libertado en peligro de muerte por sufrir pleuresía sero-fibrinosa en el medio carcelario, por lo que fue entregado a sus familiares. 155 estudiantes fuimos trasladados al Castillo de Puerto Cabello el 5 de marzo de 1929.” 6

Muchos años más tarde, en 1965, en una carta dirigida a su hijo Juan Sebastián Maldonado Blaubach, Iván Darío Maldonado contó por primera vez, como el mismo lo afirma, su experiencia como prisionero en el Castillo de Puerto Cabello. Se trata de una carta en la que le habla a su joven hijo sobre la importancia de la concentración para tener éxito en los estudios:

“Yo por mucho tiempo mientras estuve adolescente sufrí del mismo mal (falta de concentración), pero necesariamente tuve que sobreponerme a las circunstancias y concentrarme. Esto tuvo lugar cuando tenía 15 años y estuve preso. El calabozo donde estaba tenía 150 estudiantes también presos, eran varios calabozos, pero donde yo estaba era largo y estrecho, por un lado tenía una reja de hierro y por el otro una ventana que daba a un acan p.6 / p.7 tilado sobre el mar, en realidad no era una ventana sino una serie de aberturas, largas y estrechas a través del muro donde apenas podía pasar un brazo, la reja daba a un patio con una puerta estrecha por donde traían la comida, sacaban el pollino (un barril donde se defecaba y orinaba) por esa puerta también se sacaban a los que iban p.7 / p.8 a castigar y les daban palos en el patio del frente. Dentro de este calabozo cada uno hacía algo distinto, unos cantaban otros recitaban, otros hacía gimnasia, otros peleaban, otros maldecían, otros gritaban con pánico y miedo, otros hacían ofensas sexuales, en fin era una comunidad de locos enloquecidos por malos tratos, promiscuidad, calor, hambre, enfermedades, etc. p.8 / p.9 “Al principio yo no hacía sino estar pendiente de lo que pasaba o defendiéndome de lo que me molestaba o atacando a los que me habían causado algún perjuicio. Afortunadamente al cabo de un tiempo me di cuenta que estaba llevando una vida estéril y agotadora sin ningún beneficio para mi mente ni para mi físico resolví pasar p.9 / p.10 el día leyendo y estudiando y haciendo gimnasia. Esto me costó muchísimo, si los guardias le estaban dando palos a uno yo ya quería ver, si me molestaban quería corresponderle con un insulto un pescosón o un empujón al entrépito, pero esto no podía seguir así me comencé a concentrar y con una dedicación p.10 / p.11 constante, poniéndole atención a mi lectura y a mis estudios, llegué a olvidarme de aquel mundo de locos que gemían, lloraban, peleaban o maldecían, aún cuando me empujaran, me tocaran por sitios molestos, aún así no hacía caso seguía concentrado en mis estudios y lecturas, cuando más cambiaba de posición. Llegó p.11 / p.12 a tal punto que cuando se amotinaron los estudiantes y demás presos de otra sección de la penitenciaría y fueron sometidos a tiros granadas de manos apenas me dí cuenta, yo seguía embevido en mis estudios de geografía y de historia, en la Revolución Francesa los Jacobinos, Robespierre, su decapitación, en el p.12 / p.13 Imperio de Napoleón o en un problema de álgebra o de matemáticas financieras e idioma francés. Todo esto dentro de un ambiente horrible acostado sobre unos trapos en el suelo y a menos de ½ metro de distancia p.13 / p.14 de cada lado otra persona acostada o sentada o molestando, solo al frente hacia donde quedan los pies había un espacio mayor, pero por aquí circulaban de un lado a otro y frecuentemente te tropezaban. Hasta ahora nunca había contado estos tiempos difíciles por los cuales pasé a otra persona creo que tal narración no tenía objeto, pero si creo que sea conveniente que tu lo sepas, pues si logras adquirir la voluntad de concentrarte en lo que te interesa, no importa que te molesten…” 7

ESTUDIOS

Tras salir en libertad a finales de 1929, Iván Darío fue enviado al exterior, falta precisar el o los destinos, el tiempo de permanencia y cuándo regresó. En un texto, sin firma, atribuido a Tomás Carrillo Batalla, se afirma al respecto, que:

“Su madre, doña Lola Bello de Maldonado, resolvió enviarlo a Alemania a estudiar. Cuando llegué con mis padres a Berlín, donde mi padre concurrió como delegado de la Universidad Venezolana a un congreso penal y penitenciario, conocí en la Embajada Venezolana a Iván Darío Maldonado quien concurrió a Berlín desde Hamburgo, para atender cable de su madre indicándole que fuera a visitar a los esposos Carrillo Márquez Batalla; amigos de su familia, ese día conocí al futuro Dr. Iván Darío.” 8

El retorno de Iván D. Maldonado a Venezuela debió haber sido antes de 1932, pues tanto en una biografía con fecha de 28-1-2003 firmada por Sol Angel Rivero, así como en un Curriculum de Iván Darío Maldonado, ambos documentos localizados en el archivo de la oficina de Administradora OMM en la Torre Polar, se afirma que culminó los estudios de bachillerato en el Liceo Andrés Bello de Caracas en 1932.

Sin embargo, el Título de Bachiller está fechado en 1934:

“Doctor Plácido Daniel Rodríguez, Rector de la Universidad Central de Venezuela, hago saber: “Que el aspirante al título de bachiller, IVÁN DARÍO MALDONADO, natural de Caracas, Distrito Federal y de veintiún años de edad, ha presentado ante este rectorado los documentos que acreditan haberse cumplido los requisitos legales sobre la materia, por lo cual en nombre de la República y por autoridad de la Ley le conferí el título de BACHILLER EN FILOSOFÍA. “Tómese en razón de este Diploma en la Secretaría de esta Universidad, y reconózcase y téngase en toda la República el nombrado IVÁN DARÍO MALDONADO como tal bachiller, con todas las facultades que le otorgan las leyes.- En fe de lo cual firmo el presente Diploma en unión del Secretario de este Instituto, en Caracas a los veintidos días del mes de diciembre de mil novecientos treinta y cuatro…” 9

En estas mismas fuentes se indica que realizó estudios de veterinaria en el Ministerio de Salubridad y de Agricultura y Cría, en 1934; de Contabilidad en la Escuela de Comercio de Caracas, en 1936; de Estadística en la Universidad Central de Venezuela, en 1936; de Aviación Civil en 1941, en la Escuela “Miguel Rodríguez” – Anexa Escuela Aviación Militar Boca del Río, en Maracay; y un curso sobre “Tierras de pasto”, en la Universidad de Pensylvania, EE.UU., en 1943.

Respecto a los estudios de veterinaria tenemos que el texto antes aludido, atribuido a Tomás Enrique Carrillo Batalla, brinda mayores detalles:

“En 1934 [Iván Darío Maldonado] fue alumno en el curso de prácticas de sanidad animal dictado por el profesor Vladimir Kubes en el ministerio de A y C… fue uno de los nueve bachilleres inscritos en el Primer Curso de Prácticos de Sanidad Animal, quien al finalizar sus estudios recibió de manos del Dr. Vladimir Kubes el diploma correspondiente, aquel día memorable del 20 de diciembre de 1934.” 

Para ese entonces todavía no existía en Venezuela la carrera de Veterinaria, la cual se iniciaría dos años más tarde, en 1936, como lo revela el médico veterinario Pedro Piñate, en un artículo de prensa:

“…No existía la profesión de Medicina Veterinaria en el país, hasta la creación de la Escuela Superior de Agricultura y Veterinaria en 1936 y graduarse en 1940, los primeros 17 médicos veterinarios en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Central de Venezuela.” 10

El Título obtenido entonces por Iván Darío Maldonado fue el de “Práctico en Sanidad Animal”, como lo indica el respectivo diploma:

“Estados Unidos de Venezuela. Ministerio de Salubridad y de Agricultura y Cría. Dirección de Agricultura y Cría. Curso de Prácticos en Sanidad Animal. “Por cuando el ciudadano bachiller Iván Darío Maldonado, natural de Caracas – Distrito Federal, de 21 años de edad, ha efectuado reglamentariamente de Curso de Prácticos en Sanidad Animal y ha sido aprobado en todas las materias que integran dicho curso, se le confiere el presente certificado de Práctico en Sanidad Animal, que lo acredita para ejercer su profesión en todo el territorio de la República… “Caracas, 19 de diciembre de mil novecientos treinta y cuatro…” 11

 

DOCTOR EN CIENCIAS POLÍTICAS

En julio de 1939, la Universidad Central de Venezuela le confirió a Iván Darío Maldonado el título de Doctor en Ciencias Políticas:

“Universidad Central de Venezuela. Doctor Antonio José Castillo. Rector de la Universidad Central de Venezuela.

“Hago saber: que el ciudadano Iván Darío Maldonado, natural de Caracas Distrito Federal y de veintiséis años de edad, aspirante al título de Doctor cumplió todos los requisitos exigidos por las leyes para obtenerlo, por lo cual, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, le confiero el Título de Doctor en Ciencias Políticas.

“Tómese razón de este Diploma en la Secretaría de esta Universidad, y reconózcase y téngase en toda la República al ciudadano Bachiller Iván Darío Maldonado como tal Doctor con todos los derechos que le otorgan las leyes.

“En fe de lo cual firmo el presente Diploma en unión del Secretario y de los Profesores de este Instituto, en Caracas, a los treinta y un días del mes de julio de mil novecientos treinta y nueve…”12

Esto fue tras la presentación de su tesis Crédito para la producción agrícola. Estructura Jurídica. Formas habituales, la cual fue aprobada el 26 de julio de 1939, según el veredicto del Jurado que la examinó, el cual estuvo integrado por A. Uslar Pietri, Edo. López V. y Tito Gutiérrez Alfaro, quienes recomendaron al Consejo Universitario la premiación de la misma:

“Los suscritos, designados por el ciudadano Rector de la Universidad Central de Venezuela, para el examen de la tesis intitulada CRÉDITO PARA LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA. ESTRUCTURA JURÍDICA. FORMAS HABITUALES presentada a esta Universidad por su aspirante al título de Doctor en Ciencias Políticas la han leído detenidamente, y encuentran que dicha tesis reúne las condiciones reglamentarias para declararla admisible, y en consecuencia le imparten su aprobación, sin hacerse solidarios de las ideas en ellas emitidas.

“Caracas: 26 de Julio de 1939.

“El Jurado que suscribe, en atención a la excelencia de la tesis, a la importancia y actualidad de los temas en ella tratados, se permite recomendar al Consejo Universitario que se premie el autor de este trabajo científico en la forma que considere mejor, dicho Consejo Universitario de la Universidad Central de Venezuela.“

(Fdo.) A. Uslar Pietri.          (Fdo.) Edo. López V.            (Fdo.) Tito Gutiérrez Alfaro.”[i] 13

La premiación recomendada por el jurado condujo a que las autoridades universitarias ordenaran la publicación de esta tesis:

“El Consejo Universitario sugirió la publicación de esta tesis al Ejecutivo Federal y el Ministerio de Educación Nacional la mandó a editar.” 14

En este trabajo académico, que Iván Darío Maldonado dedicó a la memoria de su padre, tal como lo expresa al comienzo del libro, el autor pone de manifiesto su preocupación, a tan a temprana edad, por los asuntos del agro venezolano, tal como se pone de manifiesto en las siguientes citas de dicho trabajo:

“El hecho del enorme atraso, estacionamiento, y aún decadencia, en comparación con épocas anteriores, de nuestra Agricultura, ha sido lo que me ha inducido a escribir esta tesis.”

“No pretendo con esta exposición obtener conclusiones absolutas, pero es absolutamente cierto que los países que presentan un incremento continuado en su producción agrícola, acusan también progreso y cultura constante e ininterrumpido.”

“Por demás considero demostrar calculadamente la importancia que para Venezuela tiene la industria rural. Toda orientación política, económica, fiscal que se tomase haciendo caso omiso de su constitución natural, necesariamente sería destinada a fracasar y a producir al cabo de cierto número de años y aún en muchos casos de inmediato, malestares de todo género entre sus habitantes.”

“Por la pura abstracción se podrá preestablecer un desarrollo industrial y urbano pero nunca podrá ser acompañado de éxito permanente, si no es del correspondiente desarrollo agrícola. Tal progreso, es el inconsistente que presentamos desde nuestra emancipación política, y seguirán transcurriendo muchos años de pobreza y malestar si no se adoptan las instituciones políticas, económicas y jurídicas al medio que habitamos. Sin esta armonía no podrá existir progreso y lo hecho hoy será deshecho mañana, vanos todos los esfuerzos y aleatorios sus resultados.” 15

El título de abogado le fue conferido por la Corte Suprema del Distrito Federal, en agosto de ese mismo año de 1939:

“Los Estados Unidos de Venezuela. En su nombre la Corte Suprema del Distrito Federal. A las autoridades y personas que este título vieren, hace saber:

“Que habiendo cumplido el ciudadano Doctor Iván Darío Maldonado con los requisitos exigidos por la Ley de Abogados y Procuradores para ejercer la Abogacía, y prestado, en consecuencia el juramento de obedecer la Constitución y Leyes de la República y cumplir fiel y honradamente los deberes que impone la profesión de Abogado, se le expide el presente TÍTULO DE ABOGADO DE LA REPÚBLICA, del cual se tomará nota en la Oficina Principal de Registro de este Distrito Federal.

“Por tanto, las autoridades antedichas y las demás personas que el presente Título vieren, guardarán y harán guardar al ciudadano Doctor Iván Darío Maldonado las consideraciones debidas a su categoría de Abogado de la República.

“Dado, firmado y sellado con el Sello de esta Corte Suprema en el Palacio de Justicia del Distrito Federal, en Caracas, a 7 de agosto de 1939… 16

DIRECTOR EN GANADERÍA DEL MAC

Por diversas fuentes se ha establecido que hacia 1940, el Dr. Iván Darío Maldonado ocupaba el cargo de Director de Ganadería en el Ministerio de Agricultura y Cría, y su Currículo Vitae señala que en ese mismo ministerio se desempeñó como Director de Economía Agrícola, sin indicar la fecha. En el desempeño de este cargo se le reconoce, entre otros aportes, la convocatoria de una primera convención de médicos veterinarios en Venezuela, de la que se derivaron aportes sustanciales para la actividad pecuaria en nuestro país, tal como lo afirma el Dr. Pedro Piñate, citando el libro de Carlos Ruiz Martínez: Veterinaria Venezolana:

«Corría el año 1940. Era a la sazón Director de Ganadería en el Ministerio de Agricultura y Cría, el Dr. Iván Darío Maldonado, uno de los ganaderos más progresistas de Venezuela (…) ‘El Dr. Iván Darío Maldonado, decidió que los Médicos Veterinarios que bajo su dependencia venían trabajando en el país, celebraran una reunión en Caracas y con la anuencia del Ministro de Agricultura Dr. Alfonso Mejía, los invitó a venir a Caracas a celebrar lo que había de ser en la Historia de la Veterinaria Venezolana la primera de sus Convenciones. Con el nombre de Primera Convención de Médicos Veterinarios Regionales, la reunión tuvo lugar a en la  segunda quincena de septiembre del año 1940, y fue sin duda uno de los acontecimientos más fructíferos de cuantos bajo los auspicios del Ministerio de Agricultura y Cría se habían celebrado hasta la fecha’.

«Las deliberaciones de aquella histórica Primera Convención de Médicos  Veterinarios Regionales, rindieron un aporte científico de altura, se tomaron en consideración temas de palpitante vigencia, se buscaron las mejores decisiones para resolverlos, sin más mandato que el de íntima convicción: de este modo se adoptaron conclusiones de inestimable valor, que inmediatamente se convirtieron en leyes con sus respectivos reglamentos, tan pronto como el Congreso en sus sesiones ordinarias de 1941 recibió los proyectos elaborados en la Convención. Citemos: la Ley de Defensas Sanitarias Vegetal y Animal fue promulgada el 18 de junio de 1941 (Gaceta Oficial Nº 20.566); la Ley de Castración Temprana  y de Cercas de los fundos dedicados a le explotación pecuaria en cualesquiera de sus ramificaciones, publicada el 10 de julio de 1941 (Gaceta Oficial Nº 20.549)» (…)

«En fin en aquella Primera Convención de Médicos veterinarios Regionales, en septiembre de 1940, se adoptaron dos Resoluciones que ponen muy en alto la jerarquía progresista de aquellos colegas: 1. Iniciar en Venezuela trabajos prácticos sobre el método de inseminación artificial, de gran trascendencia en el progreso de la industria ganadera puesto que mejoran y aumentan simultáneamente la cría. 2. Difundir entre los criadores los métodos más usuales para conservar pastos en almiares o heniles, en previsión a la escasez, se haría más factible con el aumento de la producción, proporcionándole a los animales buen alimento durante todo el año.» 17

ACTIVIDAD GANADERA

En esos mismos años comenzó a desarrollar una intensa actividad ganadera que se inició en el Hato El Frío, propiedad familiar adquirida por su padre en 1911. Se afirma que en el campo de la ganadería, Iván Darío Maldonado tuvo como gran tutor a su tío

“…Ricardo Julio Bello quien aprendió el arte de manejar las cosechas de miles de reses desde Apure hasta San Casimiro, bajo la experta dirección del general Francisco Batalla, al punto que los ganados llegaban a su indicado destino, no solo habiendo conservado sino aumentado su peso, después de los largos kilómetros recorridos a pie.” 18

Sin embargo, en una larga carta dirigida a don José Manuel Sánchez en 1971, para darle cuenta del proceso de expropiación de la hacienda Paya que entonces adelantaba el gobierno nacional, por razones de utilidad pública, para utilizar su abundante fuente de agua para solucionar los problemas de escasez de este recurso en las ciudades de Valencia y Maracay, Iván Darío Maldonado reconoce las enseñanzas que le transmitió el señor Sánchez en sus comienzos como ganadero, alrededor de 1939, especialmente en lo relativo a la compra y venta de ganado:

“Han pasado tantos años desde que compramos a Paya, yo tenía entusiasmo, energía, conocimiento y ganas de trabajar. La cría de ganado en Apure, heredada de Papá, no daba mayor utilidad pues el precio del ganado apureño no permitía hacer inversiones para mejorarlo. Vivíamos con mucha modestia. Ud. progresaba constantemente en sus actividades comerciales, me instruía sobre ellas, sobre el proceso de comprar y vender, prestando a la vez un servicio a los clientes que se transformaba en utilidad.

“Tenía que aprender a ofrecer mis ganados apureños en condiciones más convenientes para los compradores, los pesadores querían un ganado más gordo, en pequeños lotes que les permitiera llevar la carne a la clientela a medida que ellos la solicitaran, es decir, cuando ellos la pidieran, donde ellos indicaran y dándoles plazos para pagar. Necesitábamos una finca para depositar los ganados y engordarlos, cerca de las grandes ciudades donde están las mayorías consumidoras. Esta finca debía tener abundante agua y buenas tierras. Además debía estar céntrica. Si no tenía pasto, no importaba, pues yo lo establecería, además las fincas con pastos no estaban a nuestro alcance. Costaban mucho. Entonces empecé aquella larga peregrinación a caballo, buscando una finca con buenos terrenos, cerca de Caracas, de Valencia o de Barquisimeto, era el año de 1939…

“Al fin encontré una cerca de Valencia, buen clima, nada de pastos, una casa en ruinas. Un viejo ingenio abandonado, poco terreno, camino de herradura únicamente. Buen suelo, mucha agua y posibilidades de comprar más terrenos a los vecinos. Además se podía adquirir a plazos. Yo tenía para la primera cuota pero no tenía para empezar a gastar en mejoras, tampoco tenía para adquirir los ganados aun cuando en parte eran míos. Le expuse la idea y Ud. dijo: Sí. Recibí plata de manos suyas y María Luisa me envió muebles y otros enseres domésticos y lo más importante, Ud. me dio las normas para una explotación comercial… Empecé a tumbar montes, a sembrar pastos. Los ganados apureños engordaban rápidamente en los pastos nuevos, yo mismo los traía a Valencia, unas pocas horas de marcha, se vendían y los clientes aun cuando pagaban precios bajos y a plazos, siempre cumplían a cabalidad. No todo era agradable, me dio paludismo, me sacaron grave en un chinchorro, tuve problemas de linderos con vecinos poderosos, juicios en los Tribunales, invasiones de conuqueros que tumbaban y quemaban los bosques donde nacían las aguas, había que sacarlos como fuera preciso…» 19

Fueron los comienzos de una dilatada trayectoria como ganadero en la que Iván Darío Maldonado lideró la conformación de una compleja red de unidades de producción pecuaria en varios estados del país, en palabras de Vicente Carrillo: “Puede decirse que en materia pecuaria, el Dr. Iván Darío Maldonado, creó un imperio que a su muerte ha pasado a sus hijos…”

Paralelamente Iván Darío Maldonado llevó a cabo una fructífera labor gremial, fue miembro fundador de la Asociación Nacional de Ganaderos, en 1939; de la Ganadera Nacional Cooperativa (Ganaco) fundada por los ganaderos apureños:

“…[Asdrúbal Hernández Vásquez], José Garbi Sánchez, Henrique Hernández Vásquez, Iván Darío Maldonado, Rafael Pinzón y Pablo Salas Castillo. Durante la histórica cuarentena por la fiebre aftosa, Ganacol abasteció de carne a los habitantes de Caracas, beneficiando y despachando por avión la carne fresca directamente desde los hatos en Apure…” 20

También fue uno de los miembros fundadores del Consejo Venezolana de la Carne, gremio que:

“Se creó formalmente el 20 de Junio de 1991, en el Estado de Miranda. Fueron sus miembros fundadores: Antonio Julio Branger Sagarzazu, Ricardo Zuloaga Pérez, Guillermo Rodríguez Eraso, Rafael Eraso, Raúl De Armas López, Rafael Fonseca Buffet, Jesús Eduardo Rodríguez de Armas, Alfredo Paúl Delfino, Leopoldo Azpúrua Rodríguez, Gustavo Llamozas Rojas, Gabriel Zuloaga, Carlos Rodríguez Matos, Eduardo López de Ceballos, Juan Bernardo Ugueto Arismendi, Alfredo Fonseca Buffet, Asdrúbal Hernández Urdaneta, Vicente Carrillo Batalla, Alfredo Luís Paúl, Iván Darío Maldonado, Enrique Sánchez Sánchez, Michel Fuentes Bisesti, Pablo Moser Guerra, Guillermo Hernández Rotura, Gustavo de los Reyes, Armando Belloso Clemente, John Hines Freyre y Samuel Berner Alchenberg.” 21

GOBERNADOR DEL ESTADO CARABOBO

Más de una década después de haberse desempeñado como Director de Ganadería en el Ministerio de Agricultura y Cría, el doctor Iván Darío Maldonado ocupó, aunque por breve tiempo, un nuevo cargo público: el de gobernador del Estado Carabobo, entre 1957 y 1958. De sus ejecutorias en este puesto destaca el reconocimiento del impulso dado al Parque Metropolitano de Valencia:

“…fue fundamental para la vida del Parque Metropolitano, el Decreto emanado del Gobernador de Carabobo, Dr. Iván Darío Maldonado, donde se fundó la Junta Promotora del Parque Metropolitano de Valencia, se contrató el levantamiento topográfico y catastro de la zona afectada por el parque en el año de 1.957 a la empresa Cartográfica Mercator; tales hechos demuestran que ese mandatario era un convencido que el Parque Metropolitano brindaría a Valencia, además de los bienes específico que tales obras de utilidad y ornato cumplen, la conservación de los recursos renovables, atracción, estímulo al turismo, y cooperación en la lucha contra la delincuencia…” 22

CARRERA EMPRESARIAL

Simultáneamente con la actividad ganadera, el Dr. Iván Darío Maldonado llevó a cabo una intensa y provechosa carrera empresarial, que se inició en el área de la agroindustria y que luego se extendió al campo de los seguros y de la banca privada. En su currículo se da cuenta de parte de esta trayectoria:

“Director de International Basic Economic Corporation IBEC. Empresa establecida por Nelson Rockefeller y sus hermanos para el desarrollo de industrias que satisficieran necesidades elementales de producción y distribución de alimentos y construcciones habitacionales en todo el mundo.

“Fundador y Director de INLACA Industrias Lara-Carabobo. Primera pasteurizadora de Venezuela. Grupo IBEC.

“Fundador y director del Banco Carabobo y luego Director del Banco Miranda y el Banco de Aragua.

“Director y fundador en Venezuela de una subsidiaria de la Compañía de Corretaje Internacional de Seguros Hunter and Hudggins.

“Presidente y fundador de la Compañía Internacional Agro-pecuaria NARFARM (Nelson Rockefeller e I.D.M.).

“Presidente y fundador de la Compañía Anónima Inversiones Venezolanas Ganaderas (C.A. INVEGA) Valencia.

“Presidente de Seguros La Previsora” 23

VOCACIÓN CONSERVACIONISTA

Un aspecto a destacar respecto al Dr. Iván Darío Maldonado es su profundo interés por los temas de la conservación de la naturaleza y la explotación racional de sus recursos, dentro de lo cual uno de sus mayores aportes fue la implantación de una práctica conservacionista en el Hato El Frío, que extendió luego a sus otros hatos, y que tuvo una gran influencia en el país al tiempo que propició numerosos estudios de la fauna llanera y la creación de la muy importante Estación Biológica del hato El Frío:

“Desde el momento en que Iván Darío se ocupó de El Frío –según parece, lo visitó por primera vez con 16 años en 1929– impuso unas claras y estrictas normas de conservación…

“Estas medidas hicieron que en pocos años la ya espectacular fauna de El Frío se incrementase hasta alcanzar unos niveles difícilmente imaginables que condicionaron, en cierto sentido, el futuro del hato y quizás del llano…

“Iván Darío Maldonado era una persona de profundas convicciones. En esta tarea pionera estuvo solo durante largos años, pero su ejemplo fue fructífero. La espectacularidad de El Frío empezó a atraer a estudiosos, académicos, conservacionistas y gente del cine, pero también a dar que hablar, lo cual no pasaba desapercibido para otros propietarios que, de una forma u otra, siguieron su ejemplo. Así, gracias a El Frío, obra de Iván Darío Maldonado, se pudieron establecer lo casos y estudios que dieron lugar a que Venezuela fuese pionera en el uso de recursos naturales y que a su vez su ejemplo fuese conocido en otros muchos países.” 24

REFERENCIAS TEXTUALES

[1] [Partida de Nacimiento de Iván Darío Maldonado. Libro de Registro de Nacimientos del año 1913, Nº 109, folio 55, Jefatura Civil de la Parroquia Santa Teresa, Departamento Libertador del Distrito Federal, 4 de agosto de 1913]

[2] [GÁMEZ ARÉVALO, Oscar, “Iván Darío Maldonado: un revolucionario del siglo XXI”, Miami, 8 de septiembre de 2007, 1 p. En: Archivo Oficina OMM Torre Polar]

[3] [ACOSTA SILVA, Manuel, Historias del 28, Caracas, Escuela Técnica Popular Don Bosco.1977, p.16]

[4] [ACOSTA SILVA, Manuel, Historias del 28, Caracas, Escuela Técnica Popular Don Bosco.1977, pp.16-19]

[5] [ACOSTA SILVA, Manuel, Historias del 28, Caracas, Escuela Técnica Popular Don Bosco.1977, pp.31-32]

[6] [ACOSTA SILVA, Manuel, Historias del 28, Caracas, Escuela Técnica Popular Don Bosco.1977, p.47]

[7] [Carta de Iván Darío Maldonado para su hijo Juan Sebastián Maldonado Blaubach, Valencia, 2-3-1965. En: Archivo Histórico Maldonado.]

[8] Vicente Carrillo Batalla? “La formación del Dr. Iván Darío Maldonado”, p.1. En: Archivo Oficina OMM Torre Polar].

[9] Título de Bachiller de Iván Darío Maldonado”, UCV, Caracas, 22-12-1934, 1 fol. En: Archivo Oficina GEM, Miami

[10] [PIÑATE B., Pedro E., “Veterinarios ganaderos”, El Universal, Caracas 17 de julio de 2012. http://www.eluniversal.com/opinion/120717/veterinarios-ganaderos]

[11] [“Diploma del Curso de Prácticos en Sanidad Animal otorgado a Iván Darío Maldonado”, MAC, Caracas,19-12-1934]

[12] [“Título de Doctor en Ciencias Políticas otorgado a Iván Darío Maldonado”, UCV, Caracas,31-7-1939]

[13] [En: Maldonado, Iván Darío, Crédito para la producción agrícola: estructura jurídica, formas habituales, Caracas, Editorial Cóndor, 1939]

[14] [En: Maldonado, Iván Darío, Crédito para la producción agrícola: estructura jurídica, formas habituales, Caracas, Editorial Cóndor, 1939]

[15]  [Maldonado, Iván Darío, Crédito para la producción agrícola: estructura jurídica, formas habituales, Caracas, Editorial Cóndor, 1939, p.VII y XI]

[16] [“Título de Abogado”, Corte Suprema del Distrito Federal, Caracas, 7-8-1939]

[17] [Citas del libro de Carlos Ruiz Martínez: Veterinaria Venezolana, Caracas, Editorial Sucre, 1966, En: Pedro E. Piñate B., “Veterinaria y Ganadería Venezolanas”, Notas Agropecuarias Venezuela, 21-7-2011, http://notasagv.blogspot.com/2011/07/veterinaria-y-ganaderia-venezolanas.html]

[18] Vicente Carrillo Batalla: “La formación del Dr. Iván Darío Maldonado”, pp.1-2. En: Archivo Oficina OMM Torre Polar]

[19] [Carta de Iván Darío Maldonado dirigida al señor José Manuel Sánchez, donde expone ampliamente el proceso de expropiación de la finca “Paya”. Valencia, 4 de noviembre de 1971, pp.1-2. Archivo Administradora OMM Torre Polar]

[20] [Pedro E. Piñate B., “La proeza de Prohesa”, El Universal, Caracas 3 de diciembre de 2014. http://www.eluniversal.com/opinion/141203/la-proeza-de-prohesa]

[21] [“Más de dos décadas impulsando la ganadería de carne”, 6-4-2016, en http://redalimentaria.net/mas-de-dos-decadas-impulsando-la-ganaderia-de-carne/]

[22] [García Grooscors, Enrique, (Expediente Parque Metropolitano) “De la boca del infierno al burdel El Tabarin” https://www.aporrea.org/educacion/a114912.html]

[23] [“Curriculum Vitae I.D.Maldonado Bello”, s/l, s/f. En: Archivo Oficina administradora OMM Torre Polar]

[24] [Javier Castroviejo Bolíbar, “Prólogo”, en: VV.AA, Hato El Frío: El corazón de los llanos, Caracas, C.A. INVEGA-Publicac. Degal C.A., 2008, p.13]